Punto Clínico TE ACOMPAÑA con PODCASTS PLAYLISTS VÍDEOS

Blog y artículos de INTERÉS

información general, de punto clínico para ti

Play Video
Hola, ¿cómo están? Soy la doctora Jimena González Cal y Mayor, y en este video informativo queremos recordarles que en Punto Clínico nuestro objetivo es ayudar al mayor número de personas posible. Además, nos esforzamos en informar a la población en general. Hoy vamos a hablar un poco acerca de la osteoporosis. Es importante que sepan que la osteoporosis es tratada por un reumatólogo, y también que en todas nuestras sucursales contamos con excelentes reumatólogos.

¿Qué es la osteoporosis? Para aquellos que no lo saben, muchos piensan que la osteoporosis significa que los huesos ya no sirven y se rompen muy fácilmente. Este es un concepto erróneo y, como les digo, en Punto Clínico ponemos a disposición de toda la población especialistas espectaculares a un costo mucho más accesible que pueden ayudarlos. Así que, si ustedes notan algún síntoma y tienen más de cincuenta años y nunca se han hecho una densitometría ósea, es recomendable hacerlo. Recuerden que la medicina preventiva nos ayuda mucho, como su nombre lo indica, a prevenir enfermedades o a tratarlas de forma temprana, o al menos a saber que se tiene esta enfermedad para poder tratarla.

La osteoporosis hace que los huesos se debiliten y se vuelvan frágiles. El problema aquí es que si un adulto mayor tiene una caída o algún tipo de tensión mayor en algún hueso, como por ejemplo al agacharse, esto puede ocasionar una fractura. Las fracturas por osteoporosis generalmente ocurren en la cadera, muñecas y columna vertebral. Esto es algo importante, seguramente han escuchado sobre adultos mayores que se cayeron y se fracturaron la cadera; probablemente tenían osteopenia, que es la etapa antes de la osteoporosis, o ya la osteoporosis, que es más frecuente.

Es importante saber que el hueso es un tejido vivo que constantemente se está descomponiendo y reemplazando. La osteoporosis ocurre cuando la regeneración de hueso nuevo es mucho más lenta que la pérdida de hueso existente. Lo normal es que se pierda hueso y se haga nuevo constantemente, pero en la osteoporosis se pierde más hueso del que se forma, y el nuevo se hace muy, muy lentamente.

También es importante mencionar que la osteoporosis no solo afecta a mujeres, sino a hombres y mujeres de cualquier raza, aunque es más frecuente en mujeres de piel blanca y en asiáticas, especialmente en mujeres mayores postmenopáusicas, quienes tienen mayor riesgo de desarrollar este proceso.

Finalmente, es importante destacar que los medicamentos, una alimentación saludable y realizar ejercicio pueden ayudar mucho a prevenir la pérdida ósea y a fortalecer los huesos que ya están débiles. Recuerden que el tratamiento es multidisciplinario.

Médicos Especialistas

Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que afecta significativamente la densidad y calidad de los huesos, haciéndolos más frágiles y susceptibles a fracturas. Esta condición se caracteriza por una disminución progresiva de la masa ósea y el deterioro del tejido óseo. Aunque es comúnmente asociada con la vejez, en particular en mujeres posmenopáusicas, también puede afectar a hombres y a personas más jóvenes bajo ciertas condiciones. La pérdida de masa ósea en la osteoporosis es tal que los huesos se vuelven porosos y ligeros, aumentando el riesgo de fracturas incluso con golpes leves o caídas que normalmente no causarían lesiones.

Los factores de riesgo para desarrollar osteoporosis incluyen la edad avanzada, ser de género femenino, la menopausia temprana, un historial familiar de osteoporosis, un estilo de vida sedentario, consumo insuficiente de calcio, fumar, y un consumo excesivo de alcohol. Además, ciertas condiciones médicas y tratamientos como el uso prolongado de corticosteroides pueden predisponer a individuos a esta enfermedad. Es crucial identificar estos factores de riesgo temprano, ya que la osteoporosis a menudo progresa sin síntomas visibles hasta que ocurre una fractura.

La osteoporosis es frecuentemente llamada la “enfermedad silenciosa” porque puede avanzar sin signos notorios por años. Muchos pacientes no saben que tienen osteoporosis hasta que sufren una fractura por impactos menores que normalmente no causarían tal daño. Las fracturas más comunes asociadas con la osteoporosis ocurren en la columna vertebral, la cadera y la muñeca. Estas fracturas pueden ser extremadamente dolorosas y debilitantes, afectando significativamente la calidad de vida de la persona.

El diagnóstico de la osteoporosis se realiza comúnmente a través de la densitometría ósea, un tipo de radiografía que mide la cantidad de calcio y otros minerales en una sección del hueso. Este examen ayuda a evaluar el riesgo de fracturas y a determinar la presencia y el grado de osteoporosis. Además de la densitometría ósea, otros estudios como análisis de sangre y orina pueden ayudar a descartar otras condiciones que puedan imitar o influir en la osteoporosis.

La prevención y el tratamiento de la osteoporosis enfocan en fortalecer los huesos y prevenir la pérdida de masa ósea. Esto incluye una dieta rica en calcio y vitamina D, así como un régimen de ejercicio regular que incluya actividades de soporte de peso y entrenamiento de fuerza para mejorar la densidad y salud ósea. Además, es crucial evitar el tabaco y limitar el consumo de alcohol. En algunos casos, también pueden ser necesarios medicamentos para preservar o aumentar la densidad ósea. Estos medicamentos pueden incluir bisfosfonatos, calcitonina, y otros agentes que ayudan a regular el metabolismo óseo.

Finalmente, la gestión de la osteoporosis es un esfuerzo multidisciplinario que requiere la cooperación entre el paciente, médicos, nutricionistas y fisioterapeutas. Para las personas con osteoporosis, es vital mantenerse informados sobre su condición y colaborar estrechamente con sus proveedores de salud para implementar un plan de tratamiento que se ajuste a sus necesidades específicas. La educación sobre la enfermedad y cómo gestionarla efectivamente puede hacer una gran diferencia en la minimización de sus impactos y en la mejora de la calidad de vida.

Preguntas Frecuentes

La osteoporosis es una enfermedad que reduce la densidad y calidad de los huesos, haciéndolos más frágiles y aumentando el riesgo de fracturas. Se caracteriza por una pérdida progresiva de masa ósea y un deterioro del tejido óseo.
Los principales factores de riesgo incluyen la edad avanzada, ser de género femenino, la menopausia temprana, un historial familiar de osteoporosis, un estilo de vida sedentario, una dieta baja en calcio, el consumo de tabaco y alcohol, y el uso prolongado de corticosteroides.
La osteoporosis a menudo no presenta síntomas visibles hasta que ocurre una fractura. La densitometría ósea es una prueba diagnóstica que mide la densidad mineral de los huesos y es el estándar de oro para diagnosticar la osteoporosis.
Sin tratamiento, la osteoporosis puede progresar sin ser detectada hasta que se produzca una fractura. Las fracturas por osteoporosis, especialmente en la cadera y columna, pueden llevar a complicaciones serias, incluyendo dolor crónico, discapacidad, y una disminución en la calidad de vida.
Los síntomas de una fractura pueden incluir un dolor repentino y severo en el área afectada, dificultad para moverse, y en casos de fracturas vertebrales, una disminución de la estatura o la aparición de una postura encorvada.
El tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida como dieta rica en calcio y vitamina D, ejercicio regular, y evitar el tabaco y el alcohol. Medicamentos como los bisfosfonatos, calcitonina, y otros pueden ser prescritos para prevenir la pérdida de masa ósea y aumentar la densidad ósea.
Se recomiendan ejercicios de soporte de peso y entrenamiento de fuerza para mejorar la fuerza y la densidad ósea. Actividades como caminar, trotar, subir escaleras, y levantamiento de pesas pueden ser beneficiosas.
No, aunque es más común en mujeres, especialmente aquellas postmenopáusicas, la osteoporosis también puede afectar a hombres. Hombres y mujeres de todas las edades y razas pueden desarrollar osteoporosis, aunque ciertos grupos tienen un riesgo mayor.

Resumen y Recomendaciones

  • Evaluación Médica Regular: Si tienes factores de riesgo para osteoporosis, como edad avanzada, historial familiar, o estás postmenopáusica, es crucial realizar evaluaciones regulares, incluyendo densitometrías óseas, para monitorizar la salud de tus huesos.
  • Dieta Rica en Calcio y Vitamina D: Incrementa la ingesta de alimentos ricos en calcio, como productos lácteos, vegetales de hoja verde, y pescados con huesos comestibles. Asegúrate también de obtener suficiente vitamina D, que es vital para la absorción del calcio. Esto puede implicar suplementos, según lo recomendado por tu médico.
  • Mantén un Estilo de Vida Activo: El ejercicio regular es esencial no solo para mantener la masa muscular y la coordinación, lo cual puede prevenir caídas, sino también para fortalecer los huesos. Actividades como caminar, correr, yoga, y levantamiento ligero de pesas son particularmente beneficiosas.
  • Modera el Consumo de Alcohol y Evita el Tabaco: El alcohol en exceso y el tabaco tienen efectos negativos en la salud ósea. Reducir el consumo de alcohol y dejar de fumar pueden disminuir significativamente el riesgo de desarrollar osteoporosis o de que esta progrese.
  • Prevención de Caídas: Dado que las fracturas pueden ser una complicación grave de la osteoporosis, es importante tomar medidas para prevenir caídas, como mantener los pasillos libres de obstáculos, usar calzado adecuado, y asegurar buena iluminación en casa.
  • Educación y Concientización: Informarse sobre la osteoporosis, entender los riesgos y los métodos de prevención, y estar al día con los últimos tratamientos puede empoderarte para tomar decisiones informadas sobre tu salud.
  • Manejo Multidisciplinario: Trabajar con un equipo de salud, que puede incluir médicos, nutricionistas, fisioterapeutas y otros especialistas, puede ofrecer un enfoque más completo y efectivo para el tratamiento de la osteoporosis.
  • Seguimiento del Tratamiento: Si estás bajo tratamiento para la osteoporosis, sigue las indicaciones de tu médico rigurosamente y asiste a todas tus citas de seguimiento. La adherencia al tratamiento es clave para prevenir la progresión de la enfermedad y reducir el riesgo de fracturas.

*Toda la información aquí contenida se publica con fines informativos y no reemplaza la evaluación de un(a) Médico(a) capacitado(a) para hacerlo. Todo método, procedimiento y/o equipo aquí descrito puede variar por médico y sucursal sin previo aviso. Ante cualquier duda, consúltanos directamente.

Agenda tu Cita

escoge la opción de tu preferencia

¡Será un placer atenderte!