Punto Clínico TE ACOMPAÑA con PODCASTS PLAYLISTS VÍDEOS

La Red de Clínicas Médicas más GRANDE ACCESIBLE PRÁCTICA HUMANA de la Ciudad de México

Médico
Pediatra
$599

por consulta

Diagnostico Asistido por Inteligencia Artificial

La Red de Clínicas Médicas más GRANDE ACCESIBLE PRÁCTICA HUMANA de la Ciudad de México

Médico

Pediatra

$599

por consulta

Padecimientos que tratamos

Conócenos

te encantará nuestra atención

portada video punto clinico especialistas
Play Video
Tu Clínica Pediátrica
de confianza
$599 pesos por consulta con un(a) Especialista en Pediatría
Consulta con Médicos Pediatras altamente capacitados, especialistas dedicados al bienestar físico, mental y emocional de los niños, en cada etapa de su desarrollo.

Contamos con 8 sucursales en la Ciudad de México (CDMX), servicios de Laboratorio, Farmacia e Imagenología, así como servicios complementarios en Medicina Preventiva y Detección Oportuna.

8 sucursales

en Ciudad de México

Ultrasonido

Laboratorio y Farmacia

Medicos

Especialistas Certificados

Tu Consulta

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Una consulta pediátrica integral en Punto Clínico es una evaluación completa y cuidadosa de la salud de un niño, realizada por un médico pediatra.

Esta consulta se enfoca en evaluar tanto el desarrollo físico como el emocional del niño, abordando diversas áreas de su bienestar.

Historia Clínica Detallada: El médico recopila información sobre la historia médica del niño, incluyendo antecedentes médicos, enfermedades previas, alergias, medicamentos, inmunizaciones y condiciones médicas familiares relevantes.

Examen Físico Completo: El médico realiza un examen físico minucioso del niño, revisando su crecimiento, desarrollo, estado nutricional, sistema cardiovascular, respiratorio, neurológico, abdominal, entre otros. También se evalúan los signos vitales, como la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura.

Evaluación del Desarrollo: Se observa el desarrollo motor, cognitivo, social y emocional del niño según su edad, con el objetivo de identificar posibles retrasos o problemas en estas áreas.

Evaluación de Alimentación y Nutrición: Se discuten los hábitos alimenticios y la nutrición del niño, asegurándose de que esté recibiendo una dieta equilibrada y adecuada para su crecimiento.

Vacunación y Prevención: Se revisa el estado de las inmunizaciones del niño y se discuten las recomendaciones de vacunación para mantenerlo protegido contra enfermedades prevenibles.

Consejería en Salud y Seguridad: Se brindan consejos sobre seguridad en el hogar, prevención de accidentes, hábitos de sueño saludables y otras medidas para mantener la salud del niño.

Evaluación de Problemas de Comportamiento o Emocionales: El médico puede preguntar sobre el comportamiento, las emociones y el estado mental del niño para identificar posibles problemas y brindar orientación a los padres.

Desarrollo Psicosocial: Se analiza la interacción social del niño, su adaptación en el entorno escolar y su relación con otros miembros de la familia.

Asesoramiento en Crianza: Se ofrecen recomendaciones para los padres sobre cuidados y crianza, así como la promoción de un entorno saludable para el desarrollo del niño.

Derivación a Especialistas: Si se identifican problemas médicos o de desarrollo más complejos, el pediatra puede recomendar la consulta con especialistas médicos o terapeutas.

Plan de Seguimiento: Se establece un plan de seguimiento para futuras consultas y exámenes médicos, así como para actualizar las vacunas.

Una consulta pediátrica integral es una oportunidad para abordar todas las preocupaciones y necesidades relacionadas con la salud y el desarrollo del niño.

Los pediatras de Punto Clínico pueden ofrecer una variedad de paquetes de atención personalizada que se adaptan a las necesidades individuales de los niños y sus familias.

Estos paquetes pueden incluir servicios específicos y un enfoque más completo para abordar aspectos particulares de la salud y el desarrollo infantil.

Algunos ejemplos de paquetes de atención personalizada que ofrecemos son:

Paquete de Atención del Recién Nacido: Incluye visitas de seguimiento después del nacimiento para evaluar el crecimiento, la lactancia materna, el desarrollo y responder a las preguntas y preocupaciones de los nuevos padres.

Paquete de Atención del Desarrollo Infantil: Se enfoca en el seguimiento del desarrollo motor, cognitivo y social del niño en etapas clave, ofreciendo orientación a los padres sobre cómo estimular adecuadamente a su hijo en cada etapa.

Paquete de Atención para Alergias e Inmunizaciones: Proporciona un enfoque especializado en la prevención y manejo de alergias, así como en el seguimiento de las inmunizaciones necesarias según las recomendaciones.

Paquete de Atención de Enfermedades Crónicas: Para niños con condiciones crónicas, como asma, diabetes o trastornos del desarrollo, este paquete incluiría visitas regulares de seguimiento, ajuste de tratamientos y consejos para una mejor calidad de vida.

Paquete de Atención de Nutrición y Obesidad Infantil: Incluye evaluación nutricional, seguimiento del crecimiento, orientación en alimentación saludable y estrategias para abordar la obesidad infantil.

Paquete de Atención de Salud Mental Infantil: Enfocado en la evaluación y manejo de problemas de salud mental en niños, como ansiedad, depresión y trastornos del comportamiento.

Paquete de Atención de Adolescentes: Dirigido a adolescentes, incluye discusiones sobre cambios físicos y emocionales, salud sexual, prevención de riesgos y promoción de hábitos de vida saludables.

Paquete de Atención de Consultas Rápidas: Para consultas médicas breves y específicas que no requieren una visita completa, como revisión de resultados de laboratorio, seguimiento de síntomas leves, entre otros.

Paquete de Atención de Evaluación Escolar: Enfocado en la evaluación de la salud y el desarrollo del niño en relación con su rendimiento escolar y adaptación al entorno educativo.

Paquete de Atención de Vacunación Personalizada: Brinda un plan de inmunización personalizado y seguimiento de las vacunas necesarias de acuerdo con el historial médico y las recomendaciones actuales.

Estos paquetes de atención personalizada pueden variar según el pediatra, la sucursal y las necesidades específicas de los pacientes.

Los padres pueden elegir el paquete que mejor se adapte a la situación de su hijo, lo que les brinda una atención más enfocada y completa para garantizar la salud y el bienestar óptimo de sus hijos.

Todos nuestros médicos y médicas en el área de Pediatría se encuentran acreditados como Médicos Nefrólogos.

Puedes esperar de ellos una atención amable donde la prioridad es aclarar todas tus dudas y encontrar el mejor tratamiento para ti.

Buscamos activamente a los mejores doctores, aquellos que se mantienen en constante capacitación a nivel nacional e internacional, para poder brindar el mejor servicio en cuestión de atención médica de calidad.

Ponemos mucho cuidado en que cada consulta sea una experiencia agradable. Los doctores y personal de enfermería certificado harán todo lo posible por mantenerte cómoda y plenamente informada durante toda la consulta.

Puedes confiar en nuestros especialistas que, junto al resto de nuestro equipo médico, se encargará de mantener y actualizar tu expediente con cada visita permitiéndonos atenderte de una manera personal.

Todo lo anterior para poder ofrecer la mejor atención por un equipo de Médicos Pediatras certificados y activos en la comunidad médica.

La especialidad en pediatría significa haber completado una formación médica y educación adicional en el campo de la medicina que se enfoca en la atención de la salud de los niños, desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Un especialista en pediatría, también conocido como pediatra, es un médico que ha adquirido conocimientos y habilidades específicas para diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades y problemas de salud que afectan a los niños.

Un pediatra se somete a una formación médica general en la escuela de medicina y luego elige especializarse en pediatría a través de una residencia en pediatría.

Durante esta residencia, adquieren conocimientos en una amplia gama de áreas relacionadas con la salud infantil, como el crecimiento y desarrollo, las enfermedades pediátricas, la inmunización, la nutrición infantil, las enfermedades crónicas, las lesiones pediátricas y la salud mental infantil.

El papel de un pediatra va más allá de la atención médica básica. Además de diagnosticar y tratar enfermedades, un pediatra también se enfoca en el bienestar general de los niños, brindando asesoramiento a los padres sobre la crianza, la nutrición, el desarrollo adecuado y la prevención de enfermedades.

También juegan un papel importante en la educación de los padres sobre la importancia de las vacunas, la seguridad infantil y los hábitos de vida saludables.

En resumen, ser especialista en pediatría implica tener una sólida formación y experiencia en la atención médica integral de los niños, desde la infancia hasta la adolescencia, con el objetivo de promover la salud, prevenir enfermedades y proporcionar un cuidado médico adecuado para asegurar el crecimiento y desarrollo saludable de los más jóvenes.

En Punto Clínico queremos que te sientas como en casa.

Si nos lo permites, nuestra prioridad al atenderte siempre será:

1- Diagnosticar correctamente.

2- Realizar el tratamiento correspondiente de la manera adecuada.

3- Dar el debido seguimiento para su resolución y/o control.

En la actualidad existen numerosos métodos y procesos a través de los cuales se pueden erradicar o minimizar los síntomas de una gran variedad de condiciones.

Existen distintos tipos de tratamiento que ponemos a tu alcance.

Acércate a nosotros, te atenderemos con mucho gusto para ayudarte a gozar del mejor estado de salud posible. Todo nuestro equipo y recursos médicos están a tu disposición.

El equipo de Médicos Pediatras de Punto Clínico está conformado por un grupo de profesionales de la salud apasionados por sus pacientes, que toman en cuenta las situaciones únicas por las que está pasando su paciente, que buscan de manera proactiva mejorar sus métodos, técnicas o procedimientos y que son conscientes de la importancia de un trato amable y empático hacia todas las personas que atiende.

Nuestro equipo de Médicos Pediatras está listo para recibirte en instalaciones limpias y modernas, debidamente equipadas con todo el equipo médico necesario para brindarte una atención completa y de alta calidad.

Agenda tu cita para realizar tu chequeo con comodidad y certeza.

Nuestros Servicios

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Las evaluaciones y exámenes de rutina realizados por un pediatra son fundamentales para el seguimiento del crecimiento, desarrollo y salud general de los niños. Consisten en chequeos regulares para evaluar el crecimiento, desarrollo y salud general de los niños.

Estos exámenes permiten detectar posibles problemas a tiempo y brindar consejos sobre el cuidado y la prevención.

Aquí se describe cómo un pediatra de Punto Clínico puede llevar a cabo estas evaluaciones:

Historia Clínica: El pediatra comienza la evaluación reuniendo información médica y antecedentes familiares. Esto puede incluir preguntas sobre el historial médico del niño, las condiciones de salud de los padres y otros miembros de la familia, y cualquier preocupación específica que los padres tengan.

Mediciones Antropométricas: El pediatra mide y pesa al niño para evaluar su crecimiento. Estas medidas se comparan con las curvas de crecimiento estándar para determinar si el niño está desarrollando adecuadamente.

Examen Físico: Se realiza un examen físico completo para evaluar el estado de salud del niño. Esto incluye la evaluación de signos vitales como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura, así como la revisión de diferentes sistemas del cuerpo, como el corazón, los pulmones, el abdomen, la piel y otros.

Desarrollo y Hitos: El pediatra evalúa el desarrollo cognitivo, motor y social del niño en función de los hitos típicos para su edad. Esto incluye el seguimiento del desarrollo del habla, la motricidad y otras habilidades importantes.

Vacunas: El pediatra verifica si el niño está al día con las vacunas recomendadas según su edad y programa de inmunización.

Evaluación Psicosocial: Se discuten aspectos psicosociales, como el comportamiento, el sueño, la alimentación y el rendimiento escolar. El pediatra también puede abordar temas emocionales o de comportamiento que puedan surgir.

Consejos y Recomendaciones: Con base en la evaluación, el pediatra brinda consejos sobre la prevención de enfermedades, la nutrición, la seguridad, la actividad física y otros aspectos importantes para el bienestar del niño.

Plan de Seguimiento: El pediatra establece un plan de seguimiento para futuras evaluaciones y exámenes de rutina. Esto asegura que el niño reciba una atención continua y adecuada a medida que crece.

Estas evaluaciones periódicas permiten al pediatra detectar cualquier problema de salud o desarrollo temprano, intervenir si es necesario y proporcionar orientación a los padres para el cuidado óptimo del niño. Es importante que los padres participen activamente en estas evaluaciones y compartan cualquier inquietud que puedan tener sobre la salud o el desarrollo de su hijo.

Algunas de las enfermedades más comunes tratadas por nuestros pediatras incluyen:

Infecciones Respiratorias: Como resfriados, gripes, bronquitis y neumonías.

Infecciones del Oído: Como otitis media, una inflamación del oído medio que es común en los niños.

Infecciones Gastrointestinales: Como gastroenteritis, que puede causar síntomas como diarrea y vómitos.

Alergias: Reacciones alérgicas a alimentos, insectos, polen u otros alérgenos.

Asma: Una enfermedad crónica que afecta las vías respiratorias y puede causar dificultad para respirar.

Diarrea y Deshidratación: Problemas gastrointestinales comunes en los niños, especialmente en bebés y niños pequeños.

Dermatitis del Pañal y Erupciones Cutáneas: Afecciones comunes en la piel de los bebés y niños.

Fiebre: Un síntoma que puede ser causado por una variedad de infecciones y enfermedades.

Conjuntivitis: Inflamación de la membrana que recubre el ojo.

Infecciones del Tracto Urinario: Problemas urinarios y del sistema urinario.

Eczema: Una afección cutánea inflamatoria y crónica.

Problemas de Crecimiento y Desarrollo: Monitoreo y manejo de problemas relacionados con el crecimiento y desarrollo físico.

Dolor Abdominal: Evaluación de causas de dolor en el abdomen.

Problemas de Alimentación: Dificultades en la alimentación, el amamantamiento o la introducción de alimentos sólidos.

Problemas de Sueño: Evaluación y manejo de trastornos del sueño en niños.

Problemas de Comportamiento: Evaluación y manejo de problemas de conducta, hiperactividad, atención y otros aspectos psicológicos.

Vacunaciones y Prevención de Enfermedades: Administración de vacunas para prevenir enfermedades infecciosas.

Lesiones y Accidentes Menores: Atención y tratamiento de pequeñas lesiones y accidentes.

Enfermedades Virales: Como varicela, sarampión, rubéola, entre otras.

La evaluación del desarrollo es una parte fundamental de la atención pediátrica y permite al pediatra monitorear el crecimiento físico, cognitivo, emocional y social del niño a medida que crece.

Aquí se describe cómo un pediatra de Punto Clínico podría llevar a cabo la evaluación del desarrollo:

Historia Clínica Detallada: El pediatra comienza recopilando información sobre el historial médico y desarrollo del niño a través de preguntas detalladas dirigidas a los padres o cuidadores. Esto puede incluir preguntas sobre el embarazo, el parto, los hitos del desarrollo previo y cualquier preocupación específica.

Evaluación de Hitos del Desarrollo: El pediatra hace preguntas específicas sobre el logro de hitos del desarrollo esperados en diferentes edades, como levantar la cabeza, gatear, caminar, hablar y otros aspectos cognitivos y motores.

Examen Físico: Durante el examen físico de rutina, el pediatra observa la postura, el movimiento y la coordinación del niño. También puede evaluar la fuerza muscular, el tono muscular y los reflejos.

Interacción Social y Comunicación: El pediatra observa cómo el niño interactúa socialmente y se comunica. Puede hacer preguntas sobre la interacción con familiares, amigos y otros niños, así como sobre la capacidad del niño para seguir instrucciones y expresarse verbalmente.

Pruebas de Evaluación: En algunos casos, el pediatra puede utilizar herramientas estandarizadas de evaluación del desarrollo, como escalas de desarrollo infantil, cuestionarios y pruebas específicas para identificar cualquier retraso o área de preocupación.

Observación de Juego: A medida que el niño crece, el pediatra puede observar cómo el niño juega y se relaciona con su entorno. Esto puede proporcionar información sobre su desarrollo cognitivo y emocional.

Conversación con los Padres: El pediatra se comunica con los padres o cuidadores para obtener una comprensión más completa del comportamiento del niño en el hogar y en diferentes entornos.

Consejería y Educación: En función de la evaluación del desarrollo, el pediatra brinda a los padres orientación y consejos sobre actividades y estímulos que pueden fomentar el desarrollo óptimo del niño en casa.

Referencias a Especialistas: Si se identifican áreas de preocupación o retrasos en el desarrollo, el pediatra puede referir al niño a especialistas, como terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas o especialistas en desarrollo infantil, para una evaluación más detallada y un manejo adecuado.

La evaluación del desarrollo es una parte esencial de la atención pediátrica y permite identificar tempranamente cualquier retraso o preocupación en el crecimiento y desarrollo del niño. Esto facilita la intervención temprana y la implementación de estrategias que puedan maximizar el potencial del niño en todas las áreas del desarrollo.

El certificado médico escolar es un documento importante que verifica la aptitud del niño para asistir a la escuela y participar en actividades escolares.

Para expedirlo un pediatra de Punto Clínico realiza y evalúa lo siguiente:

Examen Médico Completo: El pediatra realiza un examen médico completo del niño para evaluar su salud general. Esto incluye la revisión de su historial médico, antecedentes familiares y cualquier condición médica previa.

Evaluación de Signos Vitales: El pediatra mide los signos vitales del niño, como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la temperatura y la respiración. Esto ayuda a determinar la salud general del niño y si está en condiciones de asistir a la escuela.

Historial de Vacunación: El pediatra verifica si el niño tiene las vacunas necesarias y recomendadas para su edad. Las escuelas a menudo requieren que los niños estén al día con sus vacunas para prevenir enfermedades contagiosas.

Exploración Física: El pediatra realiza una exploración física para detectar cualquier problema de salud que pueda afectar la participación segura y cómoda del niño en la escuela. Esto incluye revisar el sistema respiratorio, cardiovascular, neurológico y otros sistemas importantes.

Evaluación Sensorial y Motora: El pediatra puede evaluar la agudeza visual, la audición y la función motora del niño para asegurarse de que no haya impedimentos que dificulten su participación en actividades escolares.

Revisión de Medicamentos: Si el niño está tomando medicamentos, el pediatra revisa si son seguros y adecuados para su uso en el entorno escolar. También proporciona pautas para la administración de medicamentos en la escuela si es necesario.

Condiciones Médicas Especiales: Si el niño tiene alguna condición médica crónica o alergias, el pediatra proporciona recomendaciones para manejar estas condiciones durante el horario escolar. Puede elaborar un plan de atención individualizado si es necesario.

Consejería sobre Salud: El pediatra puede proporcionar consejos a los padres y al niño sobre prácticas saludables en la escuela, como la higiene personal, la nutrición adecuada y la prevención de enfermedades.

Una vez que el pediatra completa la evaluación, puede elaborar el certificado médico escolar. Este documento debe incluir información detallada sobre la salud del niño, las vacunas, las condiciones médicas relevantes y cualquier restricción o recomendación específica.

El diagnóstico y tratamiento de enfermedades virales por parte de un pediatra en Punto Clínico implica varios pasos clave para identificar la causa de la enfermedad y proporcionar el cuidado adecuado al niño.

Diagnóstico:

Historia Clínica: El pediatra comienza recopilando información detallada sobre los síntomas del niño, la duración de la enfermedad y cualquier posible exposición a personas enfermas. Esto ayuda a establecer un contexto para el diagnóstico.

Examen Físico: El pediatra realiza un examen físico completo para evaluar los signos vitales, la apariencia general del niño y los hallazgos físicos relevantes que pueden proporcionar pistas sobre la enfermedad viral.

Pruebas de Laboratorio: En algunos casos, el pediatra puede ordenar pruebas de laboratorio específicas, como análisis de sangre, hisopos nasales o cultivos, para identificar el virus responsable de la enfermedad. Estas pruebas pueden ayudar a confirmar el diagnóstico y descartar otras posibles causas.

Evaluación de Síntomas: El pediatra examina los síntomas del niño, que pueden incluir fiebre, tos, congestión nasal, dolor de garganta, erupciones cutáneas u otros síntomas característicos de enfermedades virales específicas.

Tratamiento:

Manejo de Síntomas: El pediatra se enfoca en aliviar los síntomas del niño para que se sienta más cómodo. Esto puede incluir la administración de medicamentos de venta libre para la fiebre, la congestión y el dolor, así como la recomendación de descanso y una buena hidratación.

Control de la Fiebre: Si el niño tiene fiebre, el pediatra puede recomendar medicamentos antifebriles seguros y adecuados para la edad del niño. También puede brindar orientación sobre cómo controlar la fiebre en casa.

Hidratación: El pediatra enfatiza la importancia de mantener una buena hidratación, especialmente si el niño presenta fiebre o síntomas gastrointestinales.

Observación y Cuidados en Casa: Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, el pediatra puede proporcionar pautas para la atención en casa y cuándo es necesario buscar atención médica adicional.

Educación y Prevención: El pediatra aconseja a los padres sobre las medidas preventivas para reducir la propagación de la enfermedad viral, como el lavado de manos frecuente y evitar el contacto cercano con otras personas enfermas.

En algunos casos, las enfermedades virales pueden ser autolimitadas y mejorar por sí solas con el tiempo y los cuidados adecuados. Sin embargo, si el niño muestra signos de empeoramiento o complicaciones, el pediatra puede recomendar una evaluación médica más exhaustiva o un tratamiento más específico según sea necesario.

La comunicación abierta entre los padres y el pediatra es esencial para garantizar la recuperación segura y eficaz del niño.

El diagnóstico y tratamiento de problemas de crecimiento por parte de un pediatra de Punto Clínico involucra un enfoque integral para evaluar el desarrollo y el crecimiento del niño, identificar cualquier posible retraso o preocupación, y brindar la atención necesaria.

Diagnóstico:

Historia Clínica: El pediatra comienza recopilando información detallada sobre el historial de crecimiento del niño, su desarrollo previo, antecedentes familiares y otros factores relevantes que puedan influir en su crecimiento.

Mediciones de Crecimiento: El pediatra realiza mediciones precisas de altura, peso y perímetro cefálico del niño. Estas mediciones se comparan con las curvas de crecimiento estándar para la edad y el sexo del niño, lo que ayuda a identificar cualquier desviación significativa.

Gráficos de Crecimiento: El pediatra traza las mediciones de crecimiento en gráficos específicos para evaluar la tendencia de crecimiento a lo largo del tiempo. Esto puede revelar patrones de crecimiento anormales o retrasos.

Evaluación Nutricional: El pediatra evalúa la alimentación y la nutrición del niño para determinar si hay factores nutricionales que puedan estar influyendo en el crecimiento.

Tratamiento:

Manejo Nutricional: Si se identifican deficiencias nutricionales como causa del problema de crecimiento, el pediatra puede proporcionar recomendaciones para mejorar la dieta del niño y asegurarse de que esté recibiendo los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable.

Seguimiento Regular: El pediatra puede programar visitas de seguimiento para monitorear de cerca el crecimiento del niño y asegurarse de que esté alcanzando hitos de crecimiento apropiados para su edad.

Evaluación Médica Integral: En algunos casos, el pediatra puede realizar una evaluación médica más amplia para descartar posibles afecciones médicas subyacentes que puedan estar afectando el crecimiento.

Derivación a Especialistas: Si el pediatra identifica un problema de crecimiento persistente o preocupante, puede derivar al niño a un especialista en endocrinología pediátrica u otras disciplinas médicas para una evaluación más especializada.

Educación a los Padres: El pediatra brinda información y orientación a los padres sobre cómo fomentar un ambiente saludable para el crecimiento del niño, incluyendo hábitos alimenticios adecuados, actividad física y otros factores que influyen en el crecimiento.

El enfoque de diagnóstico y tratamiento de problemas de crecimiento varía según cada niño y su situación específica. El pediatra trabaja en colaboración con los padres para identificar las posibles causas y desarrollar un plan de atención personalizado que promueva un crecimiento y desarrollo saludables. La detección temprana y la intervención adecuada pueden tener un impacto significativo en el desarrollo óptimo del niño.

Más Información

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Deberías consultar a un pediatra en una variedad de situaciones relacionadas con la salud y el bienestar de un menor. Aquí hay algunas circunstancias en las que es recomendable programar una cita:

Chequeos regulares: Programa chequeos de rutina según el calendario de visitas recomendado por el médico, que suele incluir exámenes en los primeros días de vida, a los 2, 4, 6, 9, 12, 15, 18 y 24 meses, y luego una vez al año.

Problemas de salud: Si tu hijo presenta síntomas de enfermedades comunes como fiebre, tos, resfriado, dolor de garganta, infecciones del oído, infecciones del tracto urinario u otros problemas agudos.

Problemas de crecimiento o desarrollo: Si notas retrasos en el crecimiento, desarrollo motor, habla, aprendizaje u otros hitos importantes en el desarrollo.

Vacunaciones: Para recibir las vacunas recomendadas según el calendario de inmunización. Los pediatras pueden brindarte información sobre las vacunas y asegurarse de que tu hijo esté al día con su protección.

Problemas alimenticios: Si tienes preocupaciones sobre la alimentación, la nutrición, la lactancia materna o el cambio a alimentos sólidos.

Comportamiento y emociones: Si notas cambios en el comportamiento, el estado de ánimo, la ansiedad, la depresión o el bienestar emocional de tu hijo.

Alergias: Si tu hijo muestra signos de alergias alimentarias, alergias ambientales u otras reacciones alérgicas.

Dolores persistentes: Si tu hijo se queja de dolores de cabeza, abdominales u otros dolores persistentes o recurrentes.

Problemas de piel: Si hay erupciones, irritaciones, verrugas u otros problemas cutáneos.

Problemas respiratorios: Si notas dificultades para respirar, ronquidos frecuentes, asma u otros problemas respiratorios.

Problemas de sueño: Si tu hijo tiene problemas de sueño como insomnio, ronquidos o apnea del sueño.

Prevención: Para recibir orientación sobre la prevención de enfermedades, la seguridad infantil, la educación sobre la higiene, la nutrición y otros consejos de crianza.

Recuerda que la atención médica pediátrica es esencial para mantener la salud y el bienestar de tu hijo. Si tienes alguna preocupación o pregunta sobre la salud de tu hijo, no dudes en consultar a un pediatra para obtener orientación y atención adecuadas.

– Exámenes de control
– Enfermedades respiratorias
– Infecciones del oído
– Problemas gastrointestinales
– Erupciones de la piel
– Vacunas
– Lesiones y accidentes
– Problemas del desarrollo
– Entre Otros…

Si no encuentras en la lista algún padecimiento que necesite atención, ¡Contáctanos!
Será un placer atenderte.

Además de los servicios pediátricos comunes mencionados anteriormente, existen otros servicios que los pediatras pueden ofrecer para cuidar la salud y el bienestar de los niños.

Algunos de estos servicios adicionales pueden incluir:

Atención afecciones crónicas: Los pediatras pueden manejar afecciones crónicas como diabetes tipo 1, asma, alergias graves y trastornos del crecimiento a lo largo de la infancia y adolescencia.

Consulta sobre desarrollo infantil: Proporcionar orientación sobre el desarrollo adecuado de los hitos importantes, así como evaluar y abordar cualquier retraso en el desarrollo.

Cuidado de necesidades especiales: Brindar atención a niños con necesidades médicas, físicas o de desarrollo especiales, y coordinar su atención multidisciplinaria.

Educación sobre nutrición y estilo de vida: Ofrecer consejos sobre una alimentación equilibrada, actividad física, hábitos de sueño y otras prácticas de estilo de vida saludables.

Prevención de lesiones: Ofrecer consejos sobre la seguridad en el hogar, deportes y actividades recreativas para prevenir lesiones en los niños.

Apoyo en la crianza: Asesorar a los padres sobre técnicas de crianza efectivas, estrategias de manejo de comportamiento y desarrollo infantil.

Consulta de vacunación: Informar sobre las vacunas recomendadas y administrarlas según el calendario de inmunización.

Manejo de afecciones dermatológicas: Tratar problemas de piel comunes en niños como eczema, acné y verrugas.

Seguimiento de enfermedades crónicas: Proporcionar atención continua y monitoreo de afecciones crónicas a lo largo de la niñez y adolescencia.

Educación sexual y salud adolescente: Proporcionar información sobre salud sexual, prevención de enfermedades de transmisión sexual, pubertad y cambios en la adolescencia.

Es importante tener en cuenta que los servicios pediátricos pueden variar según las necesidades individuales de cada niño y familia. Los pediatras están capacitados para brindar una amplia gama de atención médica, desde la prevención y el diagnóstico hasta el tratamiento y el apoyo en el crecimiento y desarrollo saludables de los niños.

Una consulta en Punto Clínico es una experiencia sumamente profesional. Utilizando equipo de última tecnología, nuestros Doctores y Especialistas altamente capacitados, te atenderán de manera integral en instalaciones modernas, limpias y debidamente sanitizadas.

Mientras estés en la consulta, que dura 30 minutos, los expertos de Punto Clínico elaborarán tu Historial Clínico Electrónico, recopilando toda tu información para que puedas tener acceso a ella cuando lo necesites. En algunos casos, cuando el paciente lo necesite, se puede recomendar hacer una reserva doble con el objetivo de satisfacer cualquier duda que pueda surgir.

Te invitamos a hacer tu visita lo antes posible, los Médicos Especialistas, el personal de Enfermería y todo el staff administrativo y de soporte te brindarán la atención personalizada que tu necesitas. Si agendas tu cita con suficiente anticipación podrás escoger el horario en el que prefieres visitarnos.

Conoce nuestras ubicaciones haciendo click aquí.

Conoce nuestras promociones haciendo click aquí.

Excelencia en Atención
Médica Especializada

Testimonios de nuestros pacientes

nuestras consultas incluyen

Diagnostico Asistido por Inteligencia Artificial

certeza

96% de Precisión a la hora de realizar un diagnóstico.

Tiempo

Reducción significativa de tiempo en el diagnóstico.

Seguridad

6.000 enfermedades y 4.000 fármacos causales cubiertos.

Validación

Validado bajo los estándares más altos disponibles.

Instalaciones de Primera

Todo lo necesario para atenderte de la mejor manera

Play Video about Conoce Nuestras Instalaciones

¿Más Información?

Contáctanos

Agenda tu Cita

escoge la opción de tu preferencia

¡Será un placer atenderte!