Punto Clínico TE ACOMPAÑA con PODCASTS PLAYLISTS VÍDEOS

La Red de Clínicas Médicas más GRANDE ACCESIBLE PRÁCTICA HUMANA de la Ciudad de México

Médico
Internista
$599

por consulta

Diagnostico Asistido por Inteligencia Artificial

La Red de Clínicas Médicas más GRANDE ACCESIBLE PRÁCTICA HUMANA de la Ciudad de México

Médico

Internista

$599

por consulta

Padecimientos que tratamos

Conócenos

te encantará nuestra atención

portada video punto clinico especialistas
Play Video
Tu Médico Internista
de confianza
$599 pesos por consulta con un Médico Internista
Consulta con Médicos Internistas altamente capacitados, especialistas dedicados al tratamiento y seguimiento del adulto con enfermedades múltiples.

Contamos con 8 sucursales en la Ciudad de México (CDMX), servicios de Laboratorio, Farmacia e Imagenología, así como servicios complementarios en Medicina Preventiva y Detección Oportuna.

8 sucursales

en Ciudad de México

Ultrasonido

Laboratorio y Farmacia

Medicos

Especialistas Certificados

Tu Consulta

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Una consulta médica integral llevada a cabo por un médico internista en Punto Clínico es una evaluación exhaustiva y holística de la salud del paciente.

Los médicos internistas son especialistas en medicina interna que se centran en el diagnóstico, tratamiento y manejo de enfermedades en adultos. Una consulta médica integral con un médico internista en Punto Clínico puede constar de los siguientes pasos:

Recopilación de antecedentes médicos: El médico internista comienza la consulta recopilando una historia clínica detallada del paciente. Esto incluye preguntas sobre los antecedentes médicos, cirugías previas, alergias, medicamentos actuales y cualquier otra información relevante sobre la salud pasada y presente del paciente.

Evaluación física completa: El médico internista realiza un examen físico completo del paciente para evaluar el estado general de salud. Durante el examen, se revisan los signos vitales, se auscultan los órganos internos, se palpan los ganglios linfáticos y se evalúa el estado de la piel, los ojos, los oídos, la nariz y la garganta.

Análisis de síntomas y problemas de salud actuales: El paciente tiene la oportunidad de describir en detalle los síntomas que está experimentando, así como cualquier problema de salud actual o preocupación que tenga.

Evaluación de hábitos de vida y factores de riesgo: El médico internista también indaga sobre los hábitos de vida del paciente, como la dieta, el ejercicio, el tabaquismo, el consumo de alcohol y otros factores que puedan influir en la salud. Se evalúan los factores de riesgo, como antecedentes familiares de enfermedades, para identificar posibles riesgos de salud.

Evaluación de la salud mental: El médico internista también puede preguntar sobre la salud emocional y mental del paciente, incluyendo el estrés, la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental.

Revisión de estudios y exámenes previos: El médico revisa cualquier estudio médico o examen previo que el paciente pueda tener, como resultados de análisis de sangre, radiografías, resonancias magnéticas o cualquier otro estudio relevante.

Diagnóstico y plan de tratamiento: Con base en la información recopilada, el médico internista establece un diagnóstico preliminar y desarrolla un plan de tratamiento personalizado para abordar los problemas de salud identificados. Si es necesario, puede solicitar estudios adicionales o derivar a especialistas para una evaluación más detallada.

Seguimiento y coordinación de atención: El médico internista proporciona seguimiento continuo y coordina la atención médica del paciente, asegurándose de que reciba la atención necesaria y el manejo adecuado de su salud a lo largo del tiempo.

La consulta médica integral con un médico internista tiene como objetivo proporcionar una atención completa y enfocada en la salud en general del paciente, abordando todos los aspectos de su bienestar físico y emocional.

Los médicos internistas están capacitados para manejar una amplia gama de condiciones médicas complejas y brindar una atención médica integral y de alta calidad.

Los paquetes de atención personalizada que puede ofrecer un médico internista en Punto Clínico pueden variar según la sucursal o el médico tratante. Sin embargo, algunos ejemplos comunes de paquetes de atención personalizada que un médico internista ofrece incluyen:

Paquete de chequeo de salud completo: Incluye una evaluación exhaustiva de la salud, que abarca una revisión de la historia médica, un examen físico completo, análisis de laboratorio y pruebas de detección de enfermedades comunes.

Paquete de manejo de enfermedades crónicas: Dirigido a pacientes con enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o respiratorias. Incluye un seguimiento regular, ajuste de medicamentos y recomendaciones para el manejo adecuado de la enfermedad.

Paquete de atención para adultos mayores: Diseñado para brindar atención especializada a personas de edad avanzada, incluye una evaluación integral de su salud, revisión de medicamentos y asesoramiento sobre problemas médicos comunes en esta etapa de la vida.

Paquete de evaluación de riesgo cardiovascular: Destinado a personas con factores de riesgo cardiovascular, como obesidad, colesterol elevado o antecedentes familiares de enfermedades cardíacas. Incluye pruebas específicas y recomendaciones para mejorar la salud cardiovascular.

Paquete de atención preventiva: Dirigido a personas interesadas en prevenir enfermedades, incluye pruebas de detección de cáncer, vacunaciones, asesoramiento sobre estilos de vida saludables y recomendaciones para la prevención de enfermedades crónicas.

Paquete de evaluación de salud mental: Diseñado para personas que buscan evaluar su salud mental, incluye pruebas de detección de ansiedad, depresión u otros trastornos mentales, así como recomendaciones para el manejo y tratamiento adecuado.

Paquete de atención para viajeros: Dirigido a personas que planean viajar al extranjero, incluye evaluaciones de salud específicas, recomendaciones de vacunación y asesoramiento sobre medidas de prevención de enfermedades tropicales o infecciosas.

Antes de optar por un paquete, es recomendable hablar directamente con el médico internista tratante para asegurarse de que el plan de atención se ajuste adecuadamente a las necesidades y objetivos de salud de cada paciente.

Todos nuestros médicos y médicas en el área de Medicina Interna se encuentran acreditados como Médicos Internistas.

Puedes esperar de ellos una atención amable donde la prioridad es aclarar todas tus dudas y encontrar el mejor tratamiento para ti.

Buscamos activamente a los mejores doctores, aquellos que se mantienen en constante capacitación a nivel nacional e internacional, para poder brindar el mejor servicio en cuestión de atención médica de calidad.

Ponemos mucho cuidado en que cada consulta sea una experiencia agradable. Los doctores y personal de enfermería certificado harán todo lo posible por mantenerte cómoda y plenamente informada durante toda la consulta.

Puedes confiar en nuestros especialistas que, junto al resto de nuestro equipo médico, se encargará de mantener y actualizar tu expediente con cada visita permitiéndonos atenderte de una manera personal.

Todo lo anterior para poder ofrecer la mejor atención por un equipo de Médicos Internistas certificados y activos en la comunidad médica.

Un médico internista es un profesional de la medicina que se especializa en medicina interna, también conocida como medicina internista.

Esta especialidad se centra en el diagnóstico, tratamiento y manejo integral de enfermedades y afecciones médicas en adultos. Los médicos internistas están especialmente capacitados para atender una amplia variedad de problemas de salud que afectan a múltiples sistemas del cuerpo.

Ser un médico internista implica haber completado la educación médica básica (licenciatura en medicina) y haber realizado una residencia en medicina interna, que es un programa de formación especializado después de la licenciatura. Durante esta residencia, los médicos internistas reciben capacitación en una amplia gama de áreas médicas, incluyendo cardiología, gastroenterología, endocrinología, hematología, neumología, nefrología, reumatología y más.

La formación en medicina interna permite a los médicos internistas comprender la interconexión de diferentes sistemas del cuerpo y abordar de manera integral las afecciones médicas de los pacientes. Estos profesionales están capacitados para llevar a cabo evaluaciones exhaustivas, realizar diagnósticos precisos y desarrollar planes de tratamiento que aborden las necesidades médicas únicas de cada paciente.

Los médicos internistas también suelen ser los médicos de cabecera para muchos pacientes adultos, proporcionando atención médica primaria y coordinando la atención de especialistas cuando sea necesario. Además, pueden desempeñar un papel fundamental en la prevención de enfermedades, la promoción de la salud y la educación de los pacientes sobre el manejo de condiciones crónicas.

En resumen, un médico internista es un especialista médico altamente capacitado en medicina interna, con una amplia comprensión de las enfermedades y afecciones médicas en adultos, y la capacidad de brindar una atención integral y personalizada a sus pacientes.

En Punto Clínico queremos que te sientas como en casa.

Si nos lo permites, nuestra prioridad al atenderte siempre será:

1- Diagnosticar correctamente.

2- Realizar el tratamiento correspondiente de la manera adecuada.

3- Dar el debido seguimiento para su resolución y/o control.

En la actualidad existen numerosos métodos y procesos a través de los cuales se pueden erradicar o minimizar los síntomas de una gran variedad de condiciones.

Existen distintos tipos de tratamiento que ponemos a tu alcance.

Acércate a nosotros, te atenderemos con mucho gusto para ayudarte a gozar del mejor estado de salud posible. Todo nuestro equipo y recursos médicos están a tu disposición.

El equipo de Médicos Internistas de Punto Clínico está conformado por un grupo de profesionales de la salud apasionados por sus pacientes, que toman en cuenta las situaciones únicas por las que está pasando su paciente, que buscan de manera proactiva mejorar sus métodos, técnicas o procedimientos y que son conscientes de la importancia de un trato amable y empático hacia todas las personas que atiende.

Nuestro equipo de Médicos Internistas está listo para recibirte en instalaciones limpias y modernas, debidamente equipadas con todo el equipo médico necesario para brindarte una atención completa y de alta calidad.

Agenda tu cita para realizar tu chequeo con comodidad y certeza.

Nuestros Servicios

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Los médicos internistas se especializan en el manejo de enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas y trastornos metabólicos.

La evaluación y el tratamiento de enfermedades crónicas por parte de un médico internista en Punto Clínico involucra un enfoque integral y continuo para manejar condiciones médicas de larga duración. Aquí se describe cómo un médico internista lleva a cabo este proceso:

Evaluación:

  • Historia clínica detallada: El médico internista recopila información completa sobre los antecedentes médicos del paciente, incluyendo síntomas, duración de la enfermedad, tratamientos previos, medicamentos y cualquier factor de riesgo relacionado con la enfermedad.
  • Examen físico: Realiza un examen físico exhaustivo para evaluar el estado general del paciente y detectar posibles signos de la enfermedad crónica.
  • Pruebas diagnósticas: Solicita pruebas de laboratorio, estudios de imagen y otras pruebas específicas según la enfermedad crónica en cuestión. Estos pueden incluir análisis de sangre, radiografías, resonancias magnéticas, ecografías u otras pruebas relevantes.
  • Evaluación de riesgos: Identifica factores de riesgo que puedan estar contribuyendo a la enfermedad crónica, como la dieta, el estilo de vida, la genética y otros factores ambientales.

Diagnóstico:

  • Confirmación del diagnóstico: Utiliza los resultados de las pruebas y la información recopilada para establecer un diagnóstico preciso de la enfermedad crónica y su grado de avance.
  • Diferenciación de otras condiciones: Descarta otras condiciones médicas que puedan tener síntomas similares para asegurarse de que el diagnóstico sea correcto.

Tratamiento:

  • Desarrollo de un plan de tratamiento: El médico internista colabora con el paciente para desarrollar un plan de tratamiento personalizado que aborde las necesidades específicas de la enfermedad crónica. Esto puede incluir medicamentos, cambios en el estilo de vida, terapia física, terapia ocupacional u otros enfoques terapéuticos.
  • Educación del paciente: Brinda al paciente información detallada sobre su enfermedad, cómo manejarla y qué esperar a lo largo del tiempo. Ayuda al paciente a comprender la importancia del cumplimiento del tratamiento y los cambios en el estilo de vida.
  • Monitoreo y seguimiento: Realiza un seguimiento regular del paciente para evaluar la efectividad del tratamiento y realizar ajustes según sea necesario. También revisa regularmente los resultados de las pruebas para medir el progreso y hacer cambios en el enfoque del tratamiento si es necesario.
  • Coordinación con otros profesionales de la salud: Si es necesario, colabora con otros especialistas médicos, como cardiólogos, endocrinólogos o reumatólogos, para garantizar un enfoque integral en el manejo de la enfermedad crónica.
  • Enfoque en la prevención: Trabaja con el paciente para prevenir complicaciones y mejorar la calidad de vida a largo plazo. Se enfoca en la prevención de exacerbaciones y en la gestión de factores de riesgo.

En resumen, el enfoque del médico internista en la evaluación y el tratamiento de enfermedades crónicas se centra en la comprensión completa de la enfermedad y el paciente, el desarrollo de planes de tratamiento personalizados y el seguimiento constante para asegurar una atención médica efectiva y de alta calidad.

El diagnóstico y manejo de enfermedades infecciosas y virales por parte de un médico internista en Punto Clínico implica un enfoque integral para identificar, tratar y controlar la propagación de estas enfermedades. El proceso, por lo general, sigue los siguientes pasos:

Diagnóstico:

  • Historia clínica: El médico internista recopila información detallada sobre los síntomas del paciente, la duración de la enfermedad y cualquier posible exposición a factores de riesgo, como viajes recientes o contacto con personas enfermas.
  • Examen físico: Realiza un examen físico para evaluar los signos y síntomas específicos de la enfermedad infecciosa o viral. Esto puede incluir la búsqueda de fiebre, inflamación, erupciones cutáneas y otros indicadores físicos.
  • Pruebas de laboratorio: Puede ordenar pruebas de laboratorio, como análisis de sangre, cultivos, pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y serologías para identificar el agente infeccioso o viral responsable y confirmar el diagnóstico.
  • Estudios de imagen: En algunos casos, se pueden requerir radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para evaluar la extensión de la infección y sus efectos en los órganos internos.

Diagnóstico Diferencial:

  • Descartar otras causas: El médico internista evalúa si los síntomas pueden estar relacionados con otras condiciones médicas no infecciosas para asegurarse de que el diagnóstico sea correcto.
    Manejo:
  • Tratamiento específico: Basándose en el diagnóstico, el médico internista prescribe tratamientos específicos según el agente infeccioso o viral. Esto puede incluir antibióticos para infecciones bacterianas, antivirales para infecciones virales y otros medicamentos según la situación.
  • Manejo de síntomas: Proporciona recomendaciones y medicamentos para aliviar los síntomas, como fiebre, dolor, congestión y otros malestares.
  • Educación del paciente: Informa al paciente sobre la naturaleza de la enfermedad, cómo se transmite y cómo evitar la propagación. También proporciona pautas para el autocuidado y cuándo buscar atención médica adicional si los síntomas empeoran.
  • Control de la propagación: En caso de enfermedades infecciosas que puedan propagarse a otros, el médico puede dar pautas sobre cuándo el paciente debe evitar el contacto cercano con otras personas y cuándo es seguro regresar a las actividades normales.
  • Seguimiento: Realiza seguimientos regulares para evaluar la respuesta al tratamiento y ajustar si es necesario. También se asegura de que cualquier complicación se maneje adecuadamente.
  • Prevención: Educa al paciente sobre medidas de prevención, como la importancia del lavado de manos, la inmunización y el uso adecuado de medicamentos recetados.
  • Coordinación con especialistas: En casos de enfermedades infecciosas o virales graves, puede colaborar con especialistas en enfermedades infecciosas para asegurar un manejo integral y adecuado.

En resumen, el médico internista utiliza una combinación de evaluación clínica, pruebas de laboratorio y diagnóstico diferencial para identificar y tratar enfermedades infecciosas y virales.

El enfoque integral y el seguimiento continuo son fundamentales para brindar una atención efectiva y garantizar la recuperación del paciente.

La evaluación y el manejo de problemas gastrointestinales por parte de un médico internista en Punto Clinico involucra una evaluación minuciosa de los síntomas, la historia médica y las pruebas diagnósticas para identificar la causa subyacente del problema gastrointestinal y proporcionar un tratamiento adecuado. Los pasos de este proceso son, normalmente, los siguientes:

Evaluación:

  • Historia clínica: El médico internista comienza recopilando una historia detallada de los síntomas gastrointestinales del paciente, como dolor abdominal, cambios en el hábito intestinal, acidez estomacal, náuseas o vómitos. También indaga sobre la duración de los síntomas, factores desencadenantes y posibles alivios temporales.
  • Examen físico: Realiza un examen físico completo para identificar signos de enfermedad gastrointestinal, como inflamación abdominal, sensibilidad o distensión.
  • Pruebas de laboratorio: Puede solicitar análisis de sangre, incluidas pruebas de función hepática, pruebas de detección de sangre oculta en heces y otros marcadores que ayuden a identificar la causa subyacente.
  • Estudios de imagen: En algunos casos, se pueden requerir radiografías, ecografías, tomografías computarizadas o endoscopias para evaluar el tracto gastrointestinal y detectar posibles anomalías.
  • Historia dietética: Pregunta sobre la dieta del paciente para identificar posibles alergias alimentarias, intolerancias o patrones dietéticos que puedan estar relacionados con los síntomas.

Diagnóstico:

  • Identificación de la causa: Basado en la información recopilada y los resultados de las pruebas, el médico internista trabaja para identificar la causa subyacente del problema gastrointestinal. Esto podría incluir afecciones como gastritis, reflujo gastroesofágico, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y otros trastornos gastrointestinales.
  • Diagnóstico diferencial: Descarta otras posibles causas de los síntomas para asegurarse de que el diagnóstico sea preciso.

Manejo:

  • Plan de tratamiento: Desarrolla un plan de tratamiento individualizado según el diagnóstico. Puede incluir cambios en la dieta, medicamentos para aliviar los síntomas, antiinflamatorios, reguladores del ácido estomacal, probióticos u otros medicamentos según la afección.
  • Educación del paciente: Proporciona información al paciente sobre la afección, cómo manejar los síntomas y cómo prevenir recurrencias.
  • Monitoreo y seguimiento: Realiza un seguimiento regular para evaluar la respuesta al tratamiento y realizar ajustes si es necesario. También se asegura de que cualquier complicación se maneje adecuadamente.
  • Asesoramiento sobre estilo de vida: Puede ofrecer recomendaciones sobre cambios en el estilo de vida, como dieta saludable, manejo del estrés y actividades físicas adecuadas.
  • Derivaciones a especialistas: Si es necesario, puede derivar al paciente a un gastroenterólogo u otro especialista para un enfoque más específico en casos de afecciones gastrointestinales complejas.

En resumen, el médico internista utiliza un enfoque integral para evaluar y manejar problemas gastrointestinales, con el objetivo de identificar la causa subyacente y proporcionar un tratamiento efectivo que mejore la salud del paciente y su calidad de vida.

La evaluación y el tratamiento de enfermedades respiratorias por parte de un médico internista en Punto Clínico involucra una evaluación exhaustiva de los síntomas, la historia médica y las pruebas diagnósticas para identificar la causa de los problemas respiratorios y proporcionar un plan de tratamiento adecuado. La forma de realizar este proceso puede contener los siguientes pasos:

Evaluación:

  • Historia clínica: El médico internista comienza por recopilar una historia detallada de los síntomas respiratorios del paciente, como dificultad para respirar, tos, sibilancias o dolor en el pecho. También indaga sobre la duración de los síntomas, posibles desencadenantes y factores agravantes.
  • Examen físico: Realiza un examen físico completo, prestando atención a la respiración, la frecuencia respiratoria y la presencia de ruidos anormales en los pulmones.
  • Pruebas de función pulmonar: Puede realizar pruebas como la espirometría para medir la capacidad pulmonar y evaluar la función respiratoria.
  • Radiografías y estudios de imagen: Si es necesario, puede solicitar radiografías de tórax u otros estudios de imagen para detectar posibles anomalías pulmonares.

Diagnóstico:

  • Identificación de la causa: Basado en la información recopilada y los resultados de las pruebas, el médico internista trabaja para identificar la causa subyacente de las enfermedades respiratorias. Esto podría incluir afecciones como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía, bronquitis y otras afecciones pulmonares.
  • Diagnóstico diferencial: Descarta otras posibles causas de los síntomas para asegurarse de que el diagnóstico sea preciso.

Manejo:

  • Plan de tratamiento: Desarrolla un plan de tratamiento individualizado según el diagnóstico. Esto puede incluir medicamentos broncodilatadores, corticosteroides inhalados, terapias de mantenimiento a largo plazo y medicamentos para aliviar los síntomas.
  • Educación del paciente: Proporciona información al paciente sobre la afección, cómo manejar los síntomas y cómo prevenir exacerbaciones.
  • Monitoreo y seguimiento: Realiza un seguimiento regular para evaluar la respuesta al tratamiento y realizar ajustes si es necesario. También se asegura de que cualquier complicación se maneje adecuadamente.
  • Asesoramiento sobre estilo de vida: Puede ofrecer recomendaciones sobre cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, mantener un peso saludable y evitar factores desencadenantes.
  • Rehabilitación pulmonar: En casos de EPOC u otras afecciones graves, puede recomendar programas de rehabilitación pulmonar para mejorar la función pulmonar y la calidad de vida.
  • Derivaciones a especialistas: Si es necesario, puede derivar al paciente a un neumólogo u otro especialista para un enfoque más específico en casos de afecciones respiratorias complejas.

En resumen, el médico internista utiliza un enfoque integral para evaluar y tratar enfermedades respiratorias, con el objetivo de identificar la causa subyacente y proporcionar un tratamiento efectivo que mejore la función pulmonar y la calidad de vida del paciente.

La atención a adultos mayores por parte de un médico internista implica un enfoque especializado que considera las necesidades únicas de esta población, incluyendo la prevención, el diagnóstico y el manejo de afecciones médicas y crónicas relacionadas con el envejecimiento. Aquí te describo cómo un médico internista lleva a cabo la atención a adultos mayores:

Evaluación Integral:

  • Historia clínica detallada: El médico internista recopila información sobre la historia médica previa, incluyendo enfermedades crónicas, cirugías, medicamentos y antecedentes familiares. También indaga sobre cambios recientes en la salud, síntomas y preocupaciones específicas del adulto mayor.
  • Examen físico completo: Realiza un examen físico exhaustivo, prestando atención a la función cardiovascular, respiratoria, neurológica, musculoesquelética y sensorial. También evalúa la movilidad, el equilibrio y la fuerza muscular.
  • Evaluación cognitiva y emocional: Evalúa la función cognitiva, la memoria y la salud emocional para identificar signos de deterioro cognitivo o trastornos mentales, como la depresión.
  • Evaluación de factores sociales: Indaga sobre la vida cotidiana, el apoyo social, la nutrición, la vivienda y otros factores que puedan influir en la salud y el bienestar del adulto mayor.

Prevención y Manejo:

  • Prevención de enfermedades: Proporciona recomendaciones de prevención, como vacunación, detección temprana de enfermedades y medidas para reducir el riesgo de caídas y lesiones.
  • Manejo de enfermedades crónicas: Desarrolla planes de manejo individualizados para tratar enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas y osteoartritis. Esto incluye ajustes en medicamentos, cambios en el estilo de vida y monitoreo regular.
  • Atención de salud cognitiva: Evalúa y maneja problemas de memoria y función cognitiva, y puede derivar a especialistas en neurología o geriatría en casos más complejos.
  • Salud emocional: Aborda cuestiones de salud mental, como la ansiedad y la depresión, y ofrece terapia o medicamentos según sea necesario.
  • Atención paliativa y cuidados al final de la vida: Proporciona apoyo en la planificación de cuidados al final de la vida y discute opciones de atención paliativa si es necesario.

Coordinación de Cuidados:

  • Coordinación con especialistas: Trabaja en conjunto con otros profesionales de la salud, como geriatras, cardiólogos, endocrinólogos y especialistas en cuidados paliativos, para garantizar una atención completa y multidisciplinaria.
  • Red de apoyo: Colabora con familiares, cuidadores y otros proveedores de atención médica para garantizar un enfoque holístico y colaborativo en el cuidado del adulto mayor.
  • Educación al paciente: Brinda al adulto mayor y a su familia información sobre la gestión de la salud, la importancia de la medicación, la nutrición y la actividad física.

En resumen, el médico internista ofrece una atención especializada a los adultos mayores, considerando sus necesidades médicas, emocionales y sociales únicas. El objetivo es proporcionar un enfoque integral que promueva la salud, la calidad de vida y el bienestar.

La evaluación de síntomas complejos y diagnósticos difíciles es una parte fundamental de la práctica médica internista, ya que estos profesionales están capacitados para abordar casos médicos desafiantes y ofrecer soluciones claras.

Un médico internista en Punto Clínico puede realizar la evaluación de síntomas complejos y diagnósticos difíciles de la siguiente manera:

Recopilación de Información:

  • Historia clínica exhaustiva: El médico internista comienza recopilando una historia médica detallada del paciente, incluyendo antecedentes médicos, síntomas actuales y cambios recientes en la salud.
  • Síntomas y cronología: Presta atención a la descripción precisa de los síntomas, su duración, factores desencadenantes y posibles patrones.
  • Antecedentes médicos y familiares: Indaga sobre enfermedades previas, cirugías, medicamentos, alergias y condiciones médicas en la familia que puedan estar relacionadas.
  • Estilo de vida y factores ambientales: Pregunta sobre el estilo de vida del paciente, incluyendo dieta, actividad física, exposiciones laborales y hábitos de sueño.

Evaluación Física y Pruebas:

  • Examen físico completo: Realiza un examen físico minucioso, prestando atención a los signos vitales, los sistemas de órganos y cualquier anomalía detectada.
  • Pruebas de laboratorio: Puede ordenar análisis de sangre, orina, imágenes médicas y otras pruebas diagnósticas específicas según los síntomas y sospechas.
  • Pruebas especializadas: Si es necesario, puede solicitar pruebas más avanzadas, como estudios genéticos, biopsias o estudios funcionales.

Diagnóstico Diferencial:

  • Evaluación exhaustiva: Utiliza su amplio conocimiento médico para considerar múltiples posibilidades de diagnóstico y descartar condiciones menos probables.
  • Análisis de síntomas: Compara los síntomas con las características típicas de diversas enfermedades para identificar similitudes y diferencias.
  • Consulta de bases de datos médicas: Utiliza recursos médicos actualizados, literatura científica y herramientas de búsqueda para explorar posibles diagnósticos.

Colaboración y Derivaciones:

  • Colaboración multidisciplinaria: En casos complejos, puede consultar a otros especialistas médicos para obtener opiniones adicionales y enfoques colaborativos.
  • Derivación a especialistas: Si la situación lo requiere, puede derivar al paciente a un especialista más enfocado en el área de preocupación.

Comunicación con el Paciente:

  • Explicación clara: Comunica al paciente el proceso de evaluación, los posibles diagnósticos y las opciones de tratamiento de manera comprensible.
  • Involucramiento del paciente: Toma en cuenta las preocupaciones y preferencias del paciente al planificar el enfoque diagnóstico y terapéutico.
  • Educación: Proporciona al paciente información sobre la enfermedad, las opciones de tratamiento y los pasos a seguir.

Seguimiento y Ajustes:

  • Monitoreo: Realiza seguimientos regulares para evaluar la respuesta al tratamiento y ajustar si es necesario.
  • Reevaluación: En caso de evolución de los síntomas o cambios en la condición del paciente, revisa el diagnóstico y el plan de tratamiento.

En resumen, el médico internista utiliza un enfoque metódico y basado en la evidencia para abordar la evaluación de síntomas complejos y diagnósticos difíciles. Su conocimiento amplio y su capacidad para considerar múltiples factores permiten un abordaje integral que busca identificar la causa subyacente y brindar soluciones efectivas.

Más Información

Los métodos, equipos y procedimientos descritos pueden variar por médico y sucursal sin previo aviso.

Debes considerar consultar a un médico internista cuando enfrentas situaciones médicas que requieren una evaluación profunda y un enfoque integral.

Algunas circunstancias en las que podría ser recomendable consultar a un médico internista son:

Síntomas complejos o persistentes: Si estás experimentando síntomas inusuales, persistentes o que no se han resuelto con tratamientos previos, un médico internista puede ayudar a identificar la causa subyacente.

Diagnósticos inciertos: Si has recibido un diagnóstico poco claro o tienes dudas sobre tu condición médica actual, un internista puede realizar una evaluación exhaustiva para ofrecer una perspectiva más clara.

Manejo de enfermedades crónicas: Si tienes enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedad cardíaca o artritis, un internista puede brindarte un manejo integral y coordinado para optimizar tu salud.

Evaluación preventiva: Si buscas un enfoque preventivo para mantener tu salud y prevenir enfermedades, un internista puede realizar evaluaciones de salud periódicas y recomendar medidas preventivas personalizadas.

Necesidad de una segunda opinión: Si has recibido un diagnóstico o tratamiento de otro médico y deseas una segunda opinión o una evaluación más profunda, un internista puede ser una excelente opción.

Planificación de la atención médica a largo plazo: Si eres adulto mayor o tienes condiciones médicas complejas, un internista puede ayudarte a coordinar tu atención médica a lo largo del tiempo y adaptarla a tus necesidades cambiantes.

Enfermedades multisistémicas: Si tus síntomas afectan varios sistemas del cuerpo y requieren una evaluación holística, un internista está capacitado para abordar este tipo de situaciones.

Manejo de medicamentos: Si tomas múltiples medicamentos y necesitas una evaluación para asegurarte de que no haya interacciones perjudiciales o para optimizar su efectividad, un internista puede ayudarte.

Evaluación preoperatoria: Antes de someterte a una cirugía, un internista puede realizar una evaluación exhaustiva para garantizar que estés en las mejores condiciones de salud para el procedimiento.

Síntomas en más de una área médica: Si presentas síntomas que podrían estar relacionados con diferentes sistemas del cuerpo, un internista puede coordinar la evaluación y brindar una visión integral.

En general, un médico internista es un experto en evaluar y manejar una amplia gama de condiciones médicas, y puede ser especialmente útil cuando se enfrentan situaciones médicas complejas, diagnósticos difíciles o cuando se busca una atención médica integral y coordinada.

– Angina de Pecho
– Cirrosis Hepática
– Cuidados Paliativos
– Examen Físico
– Hipertensión
– Infecciones
– Insuficiencia Cardíaca
– Insuficiencia Respiratoria
– Reumatología
– Problemas de Tiroides
– Entre Otros…

Si no encuentras en la lista algún padecimiento que necesite atención, ¡Contáctanos!
Será un placer atenderte.

Además de los servicios mencionados previamente, un médico internista en Punto Clínico puede ofrecer una variedad de servicios adicionales debido a su enfoque integral y su amplio conocimiento médico.

Algunos de estos servicios incluyen:

Manejo de medicamentos: Un médico internista puede revisar y ajustar tus medicamentos para optimizar su efectividad y minimizar interacciones adversas.

Manejo de enfermedades autoinmunes: Puede evaluar y tratar condiciones autoinmunes como lupus, artritis reumatoide y enfermedades inflamatorias intestinales.

Atención al adulto mayor: Ofrecer cuidados médicos y preventivos específicos para adultos mayores, incluyendo la gestión de múltiples afecciones médicas.

Manejo de enfermedades infecciosas: Diagnosticar y tratar infecciones agudas y crónicas, así como coordinar tratamientos especializados si es necesario.

Evaluación preoperatoria: Realizar evaluaciones médicas previas a la cirugía para asegurarse de que el paciente esté en condiciones óptimas para el procedimiento.

Prevención y educación en salud: Proporcionar orientación sobre hábitos de vida saludables, vacunaciones, detección temprana de enfermedades y consejos para mantener una buena salud.

Manejo de condiciones gastrointestinales: Evaluar y tratar afecciones gastrointestinales como enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca y enfermedad de Crohn.

Manejo de trastornos endocrinos: Evaluar y tratar enfermedades de la glándula tiroides, hipófisis, suprarrenales y otros trastornos hormonales.

Manejo de trastornos renales: Evaluar y tratar enfermedades renales, como enfermedad renal crónica y cálculos renales.

Manejo de trastornos hematológicos: Evaluar y tratar afecciones relacionadas con la sangre, como anemia, trombosis y trastornos de coagulación.

Manejo de trastornos neurológicos: Evaluar y brindar atención a afecciones neurológicas como migrañas, neuropatías y cefaleas.

Manejo de afecciones dermatológicas: Evaluar y tratar problemas de la piel como dermatitis, eczema y psoriasis.

Manejo de trastornos reumáticos: Evaluar y tratar afecciones reumáticas como artritis, espondilitis y otras enfermedades autoinmunes.

Coordinación de cuidados: Trabajar en colaboración con otros especialistas y proveedores de atención médica para garantizar una atención integral y coordinada.

Manejo de síndromes metabólicos: Evaluar y tratar condiciones como síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y trastornos del metabolismo lipídico.

Manejo de enfermedades cardiovasculares: Evaluar y tratar enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, como hipertensión, enfermedad coronaria y arritmias.

Estos son solo ejemplos de los servicios adicionales que un médico internista puede ofrecer. Debido a su amplio conocimiento médico y enfoque integral, los internistas están capacitados para abordar una variedad de condiciones y necesidades médicas de manera efectiva y personalizada.

Una consulta en Punto Clínico es una experiencia sumamente profesional. Utilizando equipo de última tecnología, nuestros Doctores y Especialistas altamente capacitados, te atenderán de manera integral en instalaciones modernas, limpias y debidamente sanitizadas.

Mientras estés en la consulta, que dura 30 minutos, los expertos de Punto Clínico elaborarán tu Historial Clínico Electrónico, recopilando toda tu información para que puedas tener acceso a ella cuando lo necesites. En algunos casos, cuando el paciente lo necesite, se puede recomendar hacer una reserva doble con el objetivo de satisfacer cualquier duda que pueda surgir.

Te invitamos a hacer tu visita lo antes posible, los Médicos Especialistas, el personal de Enfermería y todo el staff administrativo y de soporte te brindarán la atención personalizada que tu necesitas. Si agendas tu cita con suficiente anticipación podrás escoger el horario en el que prefieres visitarnos.

Conoce nuestras ubicaciones haciendo click aquí.

Conoce nuestras promociones haciendo click aquí.

Excelencia en Atención
Médica Especializada

Testimonios de nuestros pacientes

nuestras consultas incluyen

Diagnostico Asistido por Inteligencia Artificial

certeza

96% de Precisión a la hora de realizar un diagnóstico.

Tiempo

Reducción significativa de tiempo en el diagnóstico.

Seguridad

6.000 enfermedades y 4.000 fármacos causales cubiertos.

Validación

Validado bajo los estándares más altos disponibles.

Instalaciones de Primera

Todo lo necesario para atenderte de la mejor manera

Play Video about Conoce Nuestras Instalaciones

¿Más Información?

Contáctanos

Agenda tu Cita

escoge la opción de tu preferencia

¡Será un placer atenderte!