Punto Clínico TE ACOMPAÑA con PODCASTS PLAYLISTS VÍDEOS

Blog y artículos de INTERÉS

información general, de punto clínico para ti

Play Video
Hola, ¿cómo están? Soy la doctora Jimena González Cal y Mayor y, como saben, durante todo mayo vamos a estar hablando de enfermedades cardiovasculares. Hoy, vamos a discutir un poco acerca del golpe de calor, un tema sumamente importante para Punto Clínico dado que las temperaturas no parecen que vayan a bajar. De hecho, el día de hoy ha salido en diferentes periódicos y noticias que las temperaturas en el Estado de México y en la Ciudad de México han alcanzado entre treinta y treinta y cinco grados centígrados. Por eso, hay diferentes recomendaciones para la población en general, ya que esta tercera ola de calor, como les digo, está fuera de lo que estamos acostumbrados aquí en la Ciudad de México.

El golpe de calor ocurre cuando la temperatura corporal aumenta de forma rápida y la persona no logra enfriarse, lo que puede poner en riesgo la vida al causar daños a nivel cerebral u otros órganos vitales. Puede deberse a ciertas actividades realizadas en condiciones de mucho calor o a actividades muy extenuantes. Específicamente ahora, debido a las temperaturas tan altas, realizar actividades extenuantes en este calor terrible es muy peligroso.

Como mencionaba, el golpe de calor puede ocurrir sin ninguna otra condición previa. Los síntomas del golpe de calor incluyen: fiebre mayor a cuarenta grados centígrados, cambios en el estado de alerta o comportamiento, como confusión, discurso incoherente, piel muy caliente y seca o sudoración excesiva, náuseas, vómitos, piel enrojecida, pulso acelerado, respiración rápida, incapacidad para realizar ejercicios, sibilancias al respirar, dolor de cabeza intenso, confusión y, en casos severos, pérdida de conciencia.

Es crucial buscar atención médica de emergencia si tú o alguien cerca de ti presenta estos síntomas. Mientras llega la ayuda, algunas medidas que pueden ayudar incluyen colocar a la persona en un lugar fresco, aplicar agua tibia a fría, usar paños mojados, quitar la ropa excesiva y, si la persona está consciente, tratar de rehidratarla con soluciones de electrolitos. Es importante evitar bebidas con alcohol o cafeína.

Finalmente, es esencial tomar precauciones como evitar la exposición prolongada al sol, vestir ropa de colores claros, usar protector solar y, en lo posible, evitar realizar actividades al aire libre en las horas de mayor radiación solar. Además, presta especial atención a personas con enfermedades crónicas, niños y adultos mayores. Recuerda seguir todas las indicaciones de Protección Civil y el sector salud.

Gracias por su atención. Recuerden que en Punto Clínico tenemos excelentes especialistas en todas las áreas, y como siempre les digo, no dejen su salud para mañana. Hagan una cita hoy si hace tiempo que no visitan al médico. Que estén muy bien, hasta luego.

Médicos Especialistas

Golpe de Calor

El golpe de calor es una emergencia médica grave que ocurre cuando el cuerpo no puede regular su temperatura y esta se eleva rápidamente, alcanzando los 40°C o más en cuestión de minutos. Esta condición puede causar daño cerebral u otros órganos vitales debido a que el cuerpo pierde su capacidad para enfriarse a través de los mecanismos normales como la sudoración.

Los factores que contribuyen al golpe de calor incluyen la exposición prolongada a altas temperaturas, especialmente combinada con actividad física intensa. Durante las olas de calor, incluso las actividades diarias pueden convertirse en riesgosas si no se toman las precauciones adecuadas. Los ancianos, los niños pequeños, y las personas con enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas o diabetes, o aquellos que toman ciertos medicamentos que alteran la regulación de la temperatura corporal, son particularmente vulnerables.

Los síntomas del golpe de calor incluyen no solo una temperatura corporal extremadamente alta, sino también piel roja, caliente y seca, ausencia de sudoración, pulso rápido y fuerte, dolor de cabeza, mareos, náuseas, confusión o comportamiento alterado, y en casos severos, pérdida de conciencia. Ante estos signos es crucial actuar de manera inmediata para prevenir daños mayores o incluso la muerte.

Para tratar un golpe de calor, es vital enfriar rápidamente al afectado mientras se espera asistencia médica. Esto puede incluir llevar a la persona a un área sombreada o con aire acondicionado, quitarle la ropa excesiva, enfriar el cuerpo con agua fría o aplicar compresas frías en puntos clave como axilas y cuello, y proporcionar líquidos si la persona está consciente y puede beber.

La prevención del golpe de calor es esencial, especialmente durante periodos de calor extremo. Mantenerse hidratado, usar ropa ligera y de colores claros, evitar la exposición directa al sol durante las horas más calurosas del día, y utilizar ventiladores o aire acondicionado son medidas efectivas. Es igualmente importante reconocer los síntomas tempranos de estrés por calor para tomar medidas preventivas antes de que la situación se agrave.

Además de las recomendaciones personales, es importante seguir las alertas meteorológicas y los consejos de las autoridades de salud durante las olas de calor. Los gobiernos y organizaciones de salud a menudo emiten recomendaciones específicas para ayudar a las comunidades a manejar mejor los riesgos asociados con las temperaturas extremadamente altas. Concienciar sobre los riesgos del golpe de calor y cómo prevenirlo es crucial para reducir la incidencia de esta peligrosa condición durante los meses más calurosos del año.

Preguntas Frecuentes

El golpe de calor es una condición grave que ocurre cuando el cuerpo no puede controlar su temperatura, la cual se eleva rápidamente a 40°C o más, impidiendo la capacidad del cuerpo para enfriarse, lo que puede causar daños severos a los órganos vitales.
Los síntomas incluyen temperatura corporal extremadamente alta, piel roja, caliente y seca sin sudor, pulso rápido, dolor de cabeza, mareos, náuseas, confusión o alteración del estado mental, y en casos graves, pérdida de conciencia.
Las personas más vulnerables incluyen a los ancianos, niños, personas con enfermedades crónicas como diabetes o enfermedades cardíacas, y aquellos que toman medicamentos que afectan la regulación de la temperatura corporal.
El tratamiento inmediato incluye llevar a la persona a un lugar fresco, quitarle ropa excesiva, enfriar el cuerpo con agua fría o compresas frías, y si está consciente y puede beber, darle líquidos. Es vital buscar atención médica de emergencia lo antes posible.
Prevenir el golpe de calor incluye mantenerse hidratado, vestir ropa ligera y de colores claros, evitar la exposición directa al sol durante las horas pico de calor, y usar aire acondicionado o ventiladores durante olas de calor.
Realizar actividades físicas en condiciones de calor extremo aumenta significativamente el riesgo de golpe de calor, especialmente si la actividad es intensa y la hidratación es inadecuada.
Sí, incluso personas saludables y activas pueden sufrir un golpe de calor si realizan esfuerzos físicos intensos en ambientes muy calurosos sin adecuada preparación o hidratación.
Si alguien muestra síntomas de golpe de calor, es crucial actuar rápidamente: trasladar a la persona a un lugar fresco, aplicar métodos para bajar su temperatura, como compresas frías o baños de agua fría, asegurar que la persona esté hidratada si está consciente y llamar a emergencias médicas inmediatamente.

Resumen y Recomendaciones

  1. Hidratación Adecuada: Beber suficiente agua es crucial, especialmente en días calurosos o cuando se está activo físicamente. Mantenerse hidratado ayuda a regular la temperatura corporal y prevenir el sobrecalentamiento.
  2. Vestimenta Apropiada: Usar ropa ligera, holgada y de colores claros puede ayudar a mantener el cuerpo fresco. Los tejidos transpirables son ideales ya que permiten que el sudor se evapore rápidamente, facilitando la regulación natural de la temperatura corporal.
  3. Protección Solar: Aplicar protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (SPF) de al menos 30 es esencial para proteger la piel de los rayos UV, que pueden incrementar el riesgo de golpe de calor. Además, usar sombreros de ala ancha y gafas de sol puede proporcionar protección adicional.
  4. Evitar la Exposición Directa al Sol: Limitar la exposición directa al sol durante las horas más calurosas del día, típicamente entre las 10 a.m. y las 4 p.m., es una medida preventiva clave. Buscar sombra y lugares frescos siempre que sea posible.
  5. Planificación de Actividades: Programar ejercicios y actividades al aire libre para las horas más frescas del día, como temprano en la mañana o al atardecer, puede reducir el riesgo de golpe de calor. Es importante escuchar al cuerpo y tomar descansos frecuentes para refrescarse y rehidratarse.
  6. Reconocer los Síntomas: Conocer los signos de advertencia del golpe de calor, como el aumento de la temperatura corporal, falta de sudor, mareos, náuseas y confusión, es vital para la intervención temprana. Cualquier indicio de estos síntomas debe ser tomado seriamente y tratado de inmediato.
  7. Educación Continua: Mantenerse informado sobre las recomendaciones de salud durante olas de calor a través de fuentes confiables, como alertas meteorológicas y consejos de salud pública, es esencial para estar preparado y responder efectivamente a las condiciones climáticas extremas.
  8. Preparación para Emergencias: Tener un plan de emergencia y saber qué hacer en caso de golpe de calor es crucial. Esto incluye saber cómo enfriar rápidamente a alguien y cuándo llamar a servicios de emergencia. Tener un kit de emergencia con agua, electrolitos y primeros auxilios puede ser de gran ayuda.

Siguiendo estas recomendaciones, individuos y comunidades pueden mejorar su resiliencia frente al golpe de calor y proteger la salud y el bienestar durante los períodos de calor extremo.

*Toda la información aquí contenida se publica con fines informativos y no reemplaza la evaluación de un(a) Médico(a) capacitado(a) para hacerlo. Todo método, procedimiento y/o equipo aquí descrito puede variar por médico y sucursal sin previo aviso. Ante cualquier duda, consúltanos directamente.

Agenda tu Cita

escoge la opción de tu preferencia

¡Será un placer atenderte!